Skip to main content

Estudio

Como paisajista, o arquitecto o jardinero, considero el plano como unas instrucciones iniciales de partida para algo que crecerá hasta llegar a alcanzar su propio ser…Después, el plano se puede tirar a la hoguera, pues el jardín va adquiriendo su propia existencia y se convierte en un dialogo. Tampoco se guardará como archivo, porque el siguiente jardín que hará será completamente diferente, ya que el jardín es un asunto muy particular donde cada situación es nueva y diferente.

Medios
Álvaro de la Rosa, uno de los paisajistas
más codiciados de España.
Palabra de paisajista.
Los mejores paisajistas españoles.
Caja Paisaje interior.
Premios

Premios de escultura

  • PREMIO “VILLA DE MADRID ” DE ESCULTURA, AYUNTAMIENTO DE MADRID.

  • PREMIO DE ESCULTURA DE LA FUNDACIÓN CULTURAL DEL FÚTBOL PROFESIONAL.

  • PRIMER PREMIO EN EL MONUMENTO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.
    Fachada del Edificio de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Premios de jardinería

  • FESTIVAL DE JARDINES DE LAUSANA, SUIZA.
    Convoca: Ciudad de Lausanne.
    Primer premio.
    Lugar: Sebeillon.
    Proyecto : “Le Jardín de Robert”.
    Colaboradora: Ana Mendes.

  • FESTIVAL DES DEUX RIVES, ESTRASBURGO, FRANCIA.
    Convoca: Ciudad de Estrasburgo.
    Realización de jardín efímero sobre tema “Agua”.
    Proyecto: “Oasis”.
    Colaboradora: Patricia Hernández.

  • FESTIVAL DE JARDINES EFÍMEROS “ARCO VERDE”, SANTIAGO DE COMPOSTELA.
    Convoca: ASPROGA.
    Primer Premio.
    Proyecto: “Piel de Brezo”.
    Colaboradora: Celia Carvalho.

  • REALIZACIÓN DE UN JARDÍN INFANTIL PERMANENTE.
    Convoca: Ciudad de Estrasburgo.
    Jardín des Deux Rives, Estrasburgo, Francia.
    Proyecto: “Le Jeu de la Fleur”.
    Colaboradora: Celia Carvalho.

  • CONCURSO NACIONAL DE PARTERRES.
    Convoca: Jardín Botánico Atlántico , Gijón.
    Primer Premio.
    Proyecto: “Mondrian”.
    Colaboradora: Julia Mendes.

  • FESTIVAL INTERNATIONAL DES JARDINS DE CHAUMONT SUR LOIRE, FRANCIA.
    Realización de Jardín Efímero.
    Tema: “El color en el Jardín”.
    Proyecto: “Penumbra: Rothko en el Jardín“.
    Colaboradora: Patricia Díaz.
Colaboradores (1998 - presente)

Blanca de la Fuente Aznárez. Arquitecta
Helga Cascos Izquierdo. Paisajista
Ana Mendes de Andes. Arquitecta
Patricia Hernández Lamas. Arquitecta
Celia Carvalho. Arquitecta Paisajista
Patricia Diaz Agrela. Ingeniera Agrónoma
Sergio Lobato García. Ingeniero Agrícola y Paisajista
Aurora Garcia. Arquitecta
Ana Pérez Fernández. Arquitecta y Paisajista
Alejandro López Visedo. Ingeniero agrícola
Brianda Campoamor Pinilla. Arquitecta y Paisajista
Andres Santa Fernández. Estudiante de Arquitectura
Itziar Martin Valle. Estudiante de Arquitectura y Paisajismo

Concepto de Jardín

Un espacio que nos rodea, nos envuelve y nos presenta un horizonte, el cielo y el firmamento por techo y la tierra por suelo. En definitiva, una habitación al aire libre.

Una envoltura del hombre que expresa y nos habla de su visión y su conexión con la vida en una doble vertiente: en su relación con el entorno físico inmediato y, en un sentido más amplio, con el entorno más intemporal de la cultura humana y su relación cambiante con la naturaleza. 

El jardín es Arte y es Naturaleza a la vez.

Una pintura, una escultura, una poesía o una partitura, pueden ser una re-presentación del espacio; mientras que la arquitectura, la danza y el jardín desarrollan su composición en el espacio real o haciendo uso de él. En este espacio verdadero y compartido con nuestro propio cuerpo, se produce en el caso del jardín un diálogo entre el hombre (natura naturans) como sujeto y la naturaleza (natura naturata) como objeto. Este diálogo crea un espacio simbólico con lo que se produce un cambio cualitativo en la naturaleza del lugar. En cierto modo se ha convertido en un escenario o una arena donde actuar.

Si el arte en general es la manifestación de la búsqueda de ese "No Sé Qué" que albergamos en nosotros, el jardín es una semilla dejada en la tierra y en cierto modo abandonada a su propia suerte, pues es más grande que nosotros y sobrepasa a una generación humana. A diferencia de la arquitectura que fue definida por Goethe como música congelada, el jardín es música viva, pues sobre él actúa el ritmo de las estaciones junto con la propia vida de los elementos naturales que incorpora, mas su relación y mantenimiento por el hombre.

Podríamos hacer también una analogía con una escultura expandida, que crece e invade el espacio para darle formas positivas y negativas. Si tradicionalmente en la escultura el espacio domina a la masa, modelándola y fijándola en los límites concretos e inamovibles de un objeto, el jardín como escultura sería un lugar donde las masas y los espacios están en una relación de igualdad y mutua correspondencia. Además, el hombre puede entrar y recorrer esta composición mediante un itinerario, creando así con su movimiento, diferentes relaciones visuales con la línea de horizonte, que actúan a modo de pinturas o vistas. Es por lo tanto una experiencia a la vez física y espiritual, a diferencia del espacio representado en un cuadro, que es siempre algo exterior a nosotros e inamovible.

Un jardín es un banco donde ver pasar el tiempo.
Sobre Álvaro de la Rosa Maura

En mis orígenes como escultor, me formé en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, donde recibí una formación centrada en el mundo de la estatuaria clásica, lo cual me parece práctica fundamental para cualquier actividad de diseño, pues es la gramática y la base de todo el mundo de la creación. Posteriormente amplié estudios en Estados Unidos en el Johnson Atelier, Technical Institute of Sculpture, donde pude completar una formación de carácter más técnico, pero siempre relacionada con el mundo de la escultura.

Allí rápidamente mi interés se desplaza hacia la relación entre la escultura-objeto y la arquitectura-espacio, que en Madrid ya había investigado en parte y de forma teórica en las clases de Historia del Arte.

Esto, y a la vista de las posibilidades que ofrece el sistema universitario americano, me lleva a realizar estudios de arquitectura en la Universidad de Yale, en el seno de la School of Art and Architecture, realizando un curriculum de intereses propios, pero siempre centrados en el binomio escultura-arquitectura.

A raíz de mis primeras intervenciones en el espacio exterior comprendí el enorme potencial plástico del mundo vegetal, que no es un fondo pasivo de relleno, sino parte muy activa del espacio. Con lo que este mundo se incorpora progresivamente, a partir de entonces, a mi campo de actuación principal, aunque sin olvidar mis orígenes artísticos.

Paralelamente tiene lugar en el mundo de la escultura contemporánea la culminación de un proceso que duró todo el siglo XX y que consistió, a grandes rasgos, en una desintegración del objeto escultórico y una objetualización del espacio que lo rodea, lo cual amplió enormemente el campo de actuación “escultórica” y que es totalmente convergente con mis intereses plásticos.

Actuaciones integrales realizadas por figuras como Isamu Noguchi o Roberto Burle Marx son claros ejemplos de esta hibridación de las artes plásticas contemporáneas con el ordenamiento del espacio exterior, hasta entonces dominado por tratamientos “típicos” del espacio centrados alrededor del jardín Francés, el Inglés y el Oriental.

El hecho de no existir en España estudios de Paisajismo hasta muy recientemente, me hace tomar conciencia de que en realidad lo que he hecho ha sido ir acumulando fragmentos dispersos de las múltiples disciplinas que integran la jardinería y el paisajismo.

Entiendo el jardín como una obra de arte y como un espacio de transición entre dos opuestos, el espacio interior, enmarcado de la arquitectura, y el espacio exterior, infinito del paisaje. Arte y Arquitectura del Jardín resume la manera de concretar mi campo de actuación en las diferentes escalas del proyecto, integrando la arquitectura construida y el mundo natural.

Pongo especial énfasis en los aspectos plásticos del proyecto, en el diálogo entre la arquitectura y el terreno inmediato que la rodea, entendido como topografía activa: “Topos”, y por tanto como un elemento de gran potencial de modelación plástica y casi escultórica.

También estoy muy interesado por los aspectos biológicos o vivos del proyecto, que son los que aportan la dimensión temporal (color, estacionalidad, fragancia, luz) y el movimiento a esa capa previa más estática.

El jardín y su relación con el paisaje circundante son pues el resultado de un proceso y no de una idea preconcebida, impuesta al lugar. Las inagotables posibilidades de los materiales tanto vegetales como minerales y constructivos, sirven para esta labor de concretar ideas, buscando en la realización del jardín un desarrollo palpable para esos proyectos latentes que siempre existen en torno a un espacio determinado.

Un jardín es un conjunto de intenciones plásticas y estéticas; las plantas son para el artista paisajista no solo una “planta”, sino un ser vivo distinguido, un material inédito, ordinario o no, sino también o además de eso un color, una forma, un volumen.

¿Le gustaría hablar sobre su próximo proyecto de jardín? Estudiaremos su lugar de forma única y sin formulas preestablecidas. Para conseguirlo la vegetación, el diseño y el espacio deben encontrar su propio equilibrio. Y Ese es nuestro reto.

© La Rosa Maura. All rights reserved. E: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Tel: +34 67036 36 85. Site by Spliteye.
AVISO LEGAL Y CONDICIONES GENERALES DE USO